viernes, 3 de octubre de 2014

Si tú me quisieras



- ¿Tu me quieres dejar de ver?
Ella levantó la mirada para encontrarse con aquellos ojos que la escrutaban buscando una respuesta.
Tragó saliva y sus labios se abrieron. Las palabras dudaron si salir de sus labios.
-No.-dijo de forma casi inaudible. Cerró los ojos. Inspiró fuerte y continuó hablando un poco más fuerte.- No te quiero dejar de ver-abrió los los ojos y miró a los de él- Pero sé que si te sigo viendo, voy a salir aún más maltrecha. - su garganta se cerró un poco- Ya... Ya sabes lo que siento por ti. Y yo sé lo que tú sientes por mí. Tú no me quieres. -Se encogió de hombros y su mirada se sintió caer triste- Al menos, no como yo te quiero a ti. Y por si no te has dado cuenta, yo sufro con esto.
Hizo una pausa esperando a ver si él decía algo y al ver que no lo hacía, ella continuó.
- Yo iría al fin del mundo por ti. Lucharía contra el mismísimo Hades si fuese necesario. Pero tú no. Y me he dado cuenta ( y cansado también) de que esto no es amor. Porque si esto fuese amor de verdad, seria correspondido. Y yo no suplicaría cada día para verte, por tener una llamada tuya; una caricia o incluso un beso.
Si tú me quisieras yo no tendría que estar buscándote a cada rato.
Si tú me quisieras, yo no lloraría casi cada noche por tener miedo de no volver a verte.
Si tú me quisieras, yo no sería tan insegura.
Si tú me quisieras, yo no estaría rezando cada noche porque sintieras por mí lo que sientes(o sentías) por ella.
Si tú me quisieras, no hablarías todo el rato de ella. Ni compararias.
Si tú me quisieras, mis días no serían grises.
Si tú me quisieras, mi corazón no temblaría desacompasado.
Si tú me quisieras...
Pero no. Tú no me quieres.

Adiós




Por Ontanaya 
Enviado el 28/09/2014

Dime Si Sientes Lo Mismo






Entonces se acercó a él, y lo besó. Así de simple, así de sencillo. Puede que haya ayudado mucho que estuvieran solos en su casa. Pero ya hacía mucho tiempo desde que él se había enamorado de ella. Cada día, cada momento, cada instante, él la quería más y más. Ella reía a su lado, se veía tan feliz. Pasaban tanto tiempo junto, que era imposible que no se enamorara de sus sonrisas.

Fueron meses muy largos para él. El corazón se le acongojaba cada vez que ella lo tomaba del brazo cuando andaban juntos por la calle. Y ni hablar de cuando sus labios se acercaban a su rostro cada vez que lo saludaba. Dos besos. Un saludo para ella. Y para él, un suspiro y una sonrisa. Y aquellas veces en las que cenaban juntos. No le importaban llegar tarde a casa, ni que sus padres le riñeran. A él solo le importaban sentar se a la mesa con ella, a su lado, charlar con ella. Hacerla reír, preguntarle cómo le había ido, escucharla. La quería tanto.

Cuánto no deseaba estar con ella, tenerla entre sus brazos, darle un beso y decirle lo mucho que la quiere. A veces la veía tan lejana, tan distante que pensaba, a veces, nunca poder alcanzarla. Pero al tenerla cerca, cuando sus manos rosaban, cuando veía sus delicados labios moverse, cuando veía esa sonrisa dibujada en su rostro, cada vez que lo abrazaba. Debía ser fuerte para vivir con eso todos los días, pero debía ser más fuerte aun para que, en momentos como esos, no declarase su amor, para evitar acercarse a ella, abrazarla o talvez incluso, robarle un beso. Se pasaba las noche enteras pensando en ella. Ella era aquella mujer que, literalmente, le quitaba el sueño.

Pensaba y pensaba. Se imaginó una y mil veces aquella escena antes de que pasara. Se imaginaba acercarse a ella, lentamente, mirarla a los ojos, y encontrar en ellos algo que tal vez le diga que ella también lo quería.Los ojos son el espejo del alma, a veces uno dice cosas con la mirada, cosas que tal vez nunca se atrevería a decir. ¿Cosas como que?... – le pregunto él, una noche mientras caminaban regreso a casa. Ella le había tomado del brazo. Su corazón le palpitaba fuerte, debía preguntarle cualquier cosa y evitar que ella lo notara. No lo sé, sentimientos tal vez… – se soltó de su brazo, le sonrió y le dio un beso en la mejilla. Se despidió de él y entro a su casa.

Recordaba cada instante aquel momento. Y sobre todo esta noche. Había quedado en su casa por la tarde, para terminar sus deberes de fin de semestre. En casa no había nadie, más que su hermano durmiendo en la segunda planta. Ya daba las 11, decidieron preparar algo y cenar. Su madre ya había llamado, ella le dijo que dormiría hay aquella noche. Su madre accedió. Luego de cenar, se sentaron juntos en la mesa. Ella luchaba contra el sueño, y varias veces se quedó dormida, con la cabeza apoyada sobre los brazos en la mesa. Él solo la miraba, se acercaba a ella y luego de depositarle un beso en la mejilla la despertaba suavemente. Esto paso varias veces. Después de algunas horas, él fue a la cocina, le preparo un café y una tasa de chocolate caliente, luego regresó a donde estaba ella.

Como era de esperarse, ella dormía sobre alguno de sus apuntes. La despertó y le dio la taza de café. Ella lo miro, y le sonrió agradecida. Él se sentó a su lado, y la cubrió con una manta. “Creo que es mejor descansar un rato” le dijo él. Ella le hizo caso y levantándose lo tomó de la mano y lo llevo hacia el sofá que estaba frente al televisor. Luego ella regresó por la fuente con el café y el chocolate y lo puso en la pequeña mesita de té que tenía en frente. Encendió el televisor, pasó algunos canales y se detuvo en cualquiera.

Ella miraba la pantalla distraída, y el la miraba a ella atentamente. La tenía tan cerca, ella estaba con la cabeza en su hombro y los brazos en su pecho con la taza de café en las manos. Como erá posible tenerla tan cerca y no decirle que la quiere.

Ella lo quería, tal vez tanto como él, pero tenía tanto miedo de hacerle daño. Tenía miedo a enamorarse, otra vez. Ella nunca le demostró sus sentimientos, o no como él lo hacía. Ella notaba los suyos, y le dolía tanto saber que él estaba enamorado de ella. No podía decirle cualquier cosa, o alejarse de él. Por lo que decidió ocultarle su cariño, y fingir ser su amiga, cuando en realidad ella solo quería estar con él.

Ella miraba la pantalla, y de vez en cuando la taza. Y cada vez que podía, a él. Ella sentado cerca de él, con su cabeza en su hombro, sus piernas pegadas a las suyas, sentía los latidos de su corazón. En cambio su corazón solo sentía pena y sufrir, al temer lastimarlo y no ser capaz de quererlo. Algo resignada, agachó la cabeza y se fijó un momento en el reflejo de su rostro en el café de la taza.

Entonces, sintió como la mano de él se acercó a su rostro, la acarició y la movió en dirección a él. Él la miro a los ojos por un momento, y, sin saber cómo, beso sus labios un instante. Ella se quedó quieta, con los ojos entrecerrados. Él dudo un momento y la soltó. Ella dejo la taza de café, se acomodó el cabello, agachó la cabeza y sonrió desanimadamente.¿Por qué hiciste eso? – pregunto ella, él no dijo nada. Volvió a agachar la cabeza – ¿Me quieres? – él seguía sin decir nada – Pues yo a ti… si, y mucho.

Acaso era cierto lo que había escuchado. Para cuando se dio cuenta, ella lo abrazaba por el cuello y sonreía cálidamente. Su rostro estaba a unos cuantos centímetros del de ella.

Entonces se acercó a él, y lo besó. Así de simple, así de sencillo…



Por Arledk 

miércoles, 1 de octubre de 2014

Frases: Bajo la misma estrella




*"-¿Qué pasa? -le pregunté
-Nada -me contestó.
-¿Por qué me miras así?
Augustus esbozó una media sonrisa.
-Porque eres guapa. Me gusta mirar a las personas guapas, y hace un tiempo decidí no privarme de los sencillos placeres de la vida."


*"-Bien -dijo después de una eternidad-. Quizá <<bien>> será nuestro <<siempre>>.
-Bien -añadí."


*"Mientras leía, sentí que me enamoraba de él como cuando sientes que estás quedándote dormida: primero lentamente, y de repente de golpe."


*"-Estoy enamorado de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorado de ti y sé que el amor es solo un grito en el vacío, que es inevitable el olvido, que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo. Y sé que el sol engullirá la única tierra que vamos a tener, y estoy enamorado de ti."


*"-La gente se acostumbra a la belleza.
-Pues yo todavía no me he acostumbrado a ti -me contestó sonriendo."

*"-No quiero hacerte algo así nunca -le dije.
-Bueno, no me importaría, Hazel Grace. Sería un privilegio que me rompieras el corazón."


*"-No es justo -le dije-. Es una injusticia de mierda.
-El mundo no es una fábrica de conceder deseos -me respondió."


*"-La nostalgia es un efecto colateral del cáncer -le dije.
-Qué va. La nostalgia es un efecto colateral de estar muriéndose -me contestó."

*"-(...). En estos días, a menudo siento que me fastidia que mi serie infinita sea tan breve. Quiero más números de los que seguramente obtendré, y quiero más números para Augustus de los que obtuvo. Pero, Gus, amor mío, no puedo expresar lo mucho que agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en estos días contados, y te doy las gracias."

*"Al final lo llamé. Su teléfono sonó cinco veces y después salió la voz del contestador. <<Este es el contestador de Augustus Waters>>, dijo la voz que me chiflaba. <<Deja tu mensaje.>> Sonó el pitido. El silencio mortal de la línea me sobrecogió. Solo quería volver con él a aquel secreto lugar posterrenal al que nos trasladábamos cuando hablábamos por teléfono. Esperé a que llegara esa sensación, pero no llegó. El silencio mortal de la línea me incomodaba, así que al final colgué."


*"-Te quiero en presente -susurré, y poniéndole la mano en el pecho le dije-: Está bien, Gus. Está bien. De verdad. Está bien, ¿me oyes?"

*"Isaac: No me gusta vivir en un mundo sin Augustus Waters.
Ordenador: No lo entiendo.
Issac: Yo tampoco. Pausa."


"De acuerdo, quizá no soy tan mierda como escritor. Pero no puedo enlazar mis ideas, Van Houten. Mis pensamientos son estrellas con las que no puedo formar constelaciones."


*"(...). Es divertida sin pretenderlo siquiera. La quiero. Tengo la inmensa suerte de quererla, Van Houten. No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí eliges quién te lo hace. Me gustan mis elecciones. Y espero que a ella le gusten las suyas."


*- ¿Puedo volver a verte? -me preguntó.
- Claro -le contesté sonriendo.
- ¿Mañana? -me preguntó.
- Paciencia, saltamontes. No querrás parecer ansioso...
- No, por eso te he dicho mañana -me contestó- Quisiera volver a verte hoy mismo, pero estoy dispuesto a esperar toda la noche y buena parte de mañana.


*- Estoy en una montaña rusa que no hace más que subir -me dijo.
- Y para mí es un privilegio y una responsabilidad subir ese camino contigo -le contesté-
- ¿Sería totalmente absurdo intentarlo?
- No vamos a intentarlo -le dije- Vamos a conseguirlo.


*No puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en estos días contados, y te doy las gracias.


*Cuando entras en urgencias, una de las primeras cosas que te piden es que puntúes tu dolor en una escala del uno al diez. Me lo habían preguntado cientos de veces en lo últimos años, y recuerdo una vez, al principio, en que no podía respirar y sentía que el pecho me ardía, que las llamas me devoraban por dentro de las costillas intentando salir, y mis padres me llevaron a urgencias. Una enfermera me preguntó por el dolor, y como ni siquiera podía hablar, le mostré nueve dedos.
Mas tarde, cuando ya me habían dado algo, entró la enfermera.
- ¿Sabes por qué sé que eres una luchadora? -me preguntó- Porque has dicho nueve, cuando eran diez.
Pero no era del todo cierto. Había dicho nueve porque quería reservarme el diez. Y ahí estaba, el gran y terrible diez, golpeándome una y otra vez.


*Al final decidí que la mejor estrategia era mirarlo yo a él. Al fin y al cabo, los chicos no tienen el monopolio de las miradas.


*Se contaron peleas, batallas ganadas en guerras que sin duda se perderían. Se aferraban a la esperanza.


*—Me da miedo el olvido. —Habló sin pensárselo un segundo—. Lo temo como el ciego al que le da miedo la oscuridad.


*—Llegará un día en que todos nosotros estaremos muertos —dije—. Todos nosotros. Llegará un día en que no quedará un ser humano que recuerde que alguna vez existió alguien o que alguna vez nuestra especie hizo algo. No quedará nadie que recuerde a Aristóteles o a Cleopatra, por no hablar de vosotros. Todo lo que hemos hecho, construido, escrito, pensado y descubierto será olvidado, y todo esto —continué, señalando a mi alrededor— habrá existido para nada. Quizá ese día llegue pronto o quizá tarde millones de años, pero, aunque sobrevivamos al desmoronamiento del sol, no sobreviviremos para siempre.




*Me gusta mirar a las personas guapas, y hace un tiempo decidí no privarme de los sencillos placeres de la vida.


*—Los cigarrillos no te matan si no los enciendes —me dijo mientras mi madre se acercaba al bordillo—. Y nunca he encendido ninguno. Mira, es una metáfora: te colocas el arma asesina entre los dientes, pero no le concedes el poder de matarte.


*El hogar está donde está el corazón


*Es difícil encontrar buenos amigos, e imposible olvidarlos


*El amor verdadero nace de los tiempos difíciles


*La familia es para siempre


*En los días más oscuros el Señor te pone en el camino a las mejores personas.


*Algunas veces lees un libro, sientes un extraño afán evangelizador y estás convencido de que este desastrado mundo no se recuperará hasta que todos los seres humanos lo lean.


*Sin dolor, ¿cómo conoceríamos el placer?


*—Hazel Grace —me dijo, y mi nuevo nombre sonaba más bonito en su voz—. Ha sido un verdadero placer conocerte.


*Siempre había malos a los que matar y buenos a los que salvar.


*Pero no es un libro sobre el cáncer, porque los libros sobre el cáncer son una mierda.


*Se suponía que aquella interrupción en mitad de la frase reflejaba cómo termina la vida realmente,


*Extendía los brazos como si volara


*El amor es mantener las promesas pase lo que pase. ¿No crees en el amor verdadero?


*—Es lo que pasa con el dolor —dijo Augustus. Volvió la mirada hacia mí y añadió—: Hay que sentirlo.


*Preocuparse es otro efecto colateral de estar muriéndose.


*Te mueres en medio de la vida, en mitad de una frase.


*Y decirte: tu vida se ha roto. Tu último buen beso lo diste hace muchos años.


*Me dio la risa tonta y repetí «Bien». La línea se quedó en silencio, pero no se cortó. Casi sentía que estaba en la habitación conmigo, pero mejor, porque ni yo estaba en mi habitación ni él en la suya, sino que estábamos juntos en algún lugar invisible e indeterminado al que solo podía llegarse por teléfono.


*Todo el mundo debería tener amor verdadero, y debería durar como mínimo toda la vida.
*—Una de las muchas ventajas de no fumar es que los paquetes de tabaco duran una eternidad




*—Bah, ya lo he superado. Me bastó con una caja de galletas de chocolate y menta, y cuarenta minutos para superar a ese chico.




*—Soy una granada —repetí—. Lo único que quiero es mantenerme alejada de la gente, leer libros, pensar y estar con vosotros, porque a vosotros no puedo evitar haceros daño.


*Viviría siempre en el recuerdo de los que la querían


*La alegría que nos das es mucho mayor que la tristeza que sentimos por tu enfermedad.


*No siempre se consigue lo que se quiere.
—¿En serio? —me preguntó—. Siempre había pensado que el mundo era una gran fábrica de conceder deseos.


*Quizá no le parezca convincente la lógica de la joven Hazel, pero llevo en este valle de lágrimas más tiempo que usted, y desde mi punto de vista la loca no es ella.




*Con estos columpios tus hijos aprenderán a familiarizarse con las subidas y bajadas de la vida humana poco a poco y sin peligro, y aprenderán también la lección más importante de todas: por mucho impulso que te des, por muy alto que llegues, no puedes dar una vuelta entera.


*Mientras leía, sentí que me enamoraba de él como cuando sientes que estás quedándote dormida: primero lentamente, y de repente de golpe.




*—Vas a tener que elegir tus batallas en la vida, Hazel —me dijo mi madre—. Pero si este es el objetivo por el que quieres luchar, estaremos contigo.


*Su primera razón para vivir y mi primera razón para vivir estaban íntimamente unidas.


*Algunos turistas creen que Amsterdam es la ciudad del pecado, pero en realidad es la ciudad de la libertad. Y en la libertad casi todos encuentran el pecado.


*Las parejas bonitas son bonitas.


*Quiero que este risotto de zanahoria se convierta en una persona para llevármelo a Las Vegas y casarme con él


*—¿Por qué el cielo es azul? —le pregunté.
—Porque sí —me contestó.


*Eres más rápida que la tortuga, pero nunca podrás alcanzarla.


*Creo que en este mundo tienes que elegir cómo cuentas las historias tristes, y nosotros elegimos la versión divertida.




*—Me llamo Hazel. Augustus Waters fue el fugaz gran amor de mi vida.


*No voy a contaros nuestra historia de amor porque, como todas las historias de amor reales, morirá con nosotros, como debe ser.


*—No puedo hablar de nuestra historia de amor, así que hablaré de matemáticas. No soy matemática, pero de algo estoy segura: entre el 0 y el 1 hay infinitos números. Están el 0,1, el 0,12, el 0,112 y toda una infinita colección de otros números. Por supuesto, entre el 0 y el 2 también hay una serie de números infinita, pero mayor, y entre el 0 y un millón. Hay infinitos más grandes que otros. Nos lo enseñó un escritor que nos gustaba. En estos días, a menudo siento que me fastidia que mi serie infinita sea tan breve. Quiero más números de los que seguramente obtendré, y quiero más números para Augustus de los que obtuvo. Pero, Gus, amor mío, no puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en esos días contados, y te doy las gracias.


*Te llegan todos esos amigos justo cuando ya no necesitas amigos.




*Vas a vivir una larga y estupenda vida llena de grandes y terribles momentos que ni siquiera puedes imaginar.


*—En casa de Gus hay un dibujo con una gran frase, una frase que tanto a él como a mí nos parecía muy reconfortante: «Sin dolor, ¿cómo conoceríamos el placer?».


*Todas las células surgen de células. Toda célula nace de una célula anterior, que a su vez nació de otra célula anterior. La vida surge de la vida. La vida engendra vida que engendra vida que engendra vida que engendra vida.


*«El dolor es como una tela: cuanto más fuerte es, más valor tiene».




*Mis pensamientos son estrellas con las que no puedo formar constelaciones.


*Los verdaderos héroes no son los que hacen cosas. Los verdaderos héroes son los que OBSERVAN las cosas, los que les prestan atención.



*He conseguido mi deseo, supongo, y he dejado mi cicatriz.

TRISTES CORAZONES




Estaba seguro que ese sería un año escolar que sentaría precedentes en mi vida, partiendo del punto de que me enfrentaría al “temido proceso” de las Pruebas Nacionales”, pero no estaba en mis planes involucrarme en problemas sentimentales.

Generalmente, la “gente adulta” piensa que porque somos adolescentes no tenemos un corazoncito, capaz, igual que el de ellos, de latir, amar y sufrir por una chica. Pero no es así, nosotros también tenemos participación activa en las historias de amor y desamor que se tejen en el mundo.

Un simple “Hola” y un cruce de miradas fue motivo suficiente para estar más que convencido de que María era una joven especial. Los días fueron transcurriendo velozmente y el año escolar avanzaba sin darme chance de percatarme que me estaba involucrando demasiado con ella.

Una tarde recibí la llamada de Josefina, una compañera de clases, que me invitaba a pasar por su casa, donde se juntaría un grupo del colegio. Como ella vive al lado de mi primo Ariel, quien además es mi mejor amigo, pensé que si le cambiaba el panorama a mi mamá y en vez de pedir permiso para “cherchar con unos amigos”, le decía que quería ver a mi tía Teresa, se haría más fácil la salida. Y no me equivoqué, justo a las 3:00 PM., según lo acordado, mi padrastro Víctor, amable y servicial, y hasta un poco consentidor, me llevó con mucho gusto hasta Los Cacicazgos, donde vive mi primo.


Como Ariel también estaba invitado, pasamos juntos a la casa de Josefina, donde estaban, entre otros amigos, Enrique, Miguel, Deyanira, Luis, y por supuesto María.

Pasamos una tarde muy divertida, entre risas, cuentos e historias. Ese tiempo era justo lo que necesitaba para terminar de convencerme de que me gustaba María. Me preparé durante la noche para al siguiente día, en horas de recreo, confesarle a María que me agradaba estar con ella. Pero que sorpresa, ella al llegar al cole, se acercó y me dijo que quería hablar conmigo, así que pensé que debía dejar que sea ella quien hable primero.


Ansioso esperé la hora de recreo, nos juntamos en los bancos de la cafetería y ella con una linda sonrisa me dijo:


- “Chris, quiero confesarte algo”. Sentí que me llovía en el estómago


- “Como eres mi mejor amigo, y quiero que sepas que estoy enamorada de Mario”


Al escucharla, la lluvia de mi estómago se convirtió en una avalancha de nieve.


- ¡Que bien, es muy buen muchacho! Le dije casi con la voz entrecortada.


A Mario, María no le era indiferente, así que pronto iniciaron una relación.


Mario es uno de mis mejores amigos, así que jamás me atrevería a insinuar mis sentimientos hacia María, por lo que decidí mantenerme “detrás de la raya amarilla”, como en las filas de los bancos.


Unos meses después recibí un correo electrónico de María, que decía:


- I –A- I- L- W- M- B- F


Como no tenía idea del significado, le respondí preguntando ¿qué quieres decir?, y ella me contestó:


- “Debes descifrarlo partiendo del punto que B-F significa Best Friend”.


Ya sabía que era un código en inglés. Al día siguiente me envío otra pista:


- “W-M, significa With My”


En el cole, durante un receso, Rita, una amiga en común, comentó:


- “Yo creo que María está enamorada de Chris”, a tono de broma, claro.


Y enseguida complete mentalmente la frase “IAM IN LOVE WITH MY BEST FRIEND”, que significa: “Yo estoy enamorada de mi mejor amigo”.


No comenté nada y seguí actuando normal, recordando que Mario estaba primero. Ese día la profesora de sociales nos asignó un trabajo en grupo que me ayudaría a confirmar si mi sospecha era cierta. La “juntadera” se planificó para un viernes, pero esa semana mí mamá estaba de viaje con Víctor y mi hermanito Oliver y yo estábamos en casa de mi abuela, por lo que se me haría más difícil salir.


Por suerte mi abuela accedió a llevarme a casa de Rita, donde nos encontraríamos. Después de hacer el trabajo, empezamos a jugar y a “cherchar” y aproveché para preguntarle a María si mi sospecha sobre su “código secreto” era cierta, y me dijo que si, pero que estaba confundida con Mario y conmigo.


Aún no me podido enterar quien le contó a Mario, pero el resultado fue una acalorada discusión al día siguiente, antes del acto de banderas, la cual yo finalicé enérgicamente con una frase:

- “Si ella me elige a mi, tu no te puedes oponer”

Mario no dijo nada y se alejó de mí. Pero María también, al cabo de pocos días, ella ya estaba coqueteando con otro muchacho del cole que estaba en bachillerato.
Finalmente aprendí una lección: “No poner en riesgo una amistad por el coqueteo de una mujer”

CUIDA A TU AMOR ♥






CUANDO LLEGUE A MI CASA ESA NOCHE, MIENTRAS QUE MI ESPOSA ME SERVIA LA CENA, LE AGARRE SU MANO Y LE DIJE, TENGO ALGO QUE DECIRTE. ELLA SE SENTÓ Y COMIÓ CALLADA. LA OBSERVE Y VI EL DOLOR EN SUS OJOS. DE PRONTO NO SABIA COMO ABRIR MI BOCA. PERO TENIA QUE DECIRLE LO QUE ESTABA PENSANDO. "QUIERO EL DIVORCIO". ELLA NO PARECÍA ESTAR DISGUSTADA PORMIS PALABRAS Y ME PREGUNTO SUAVEMENTE PORQUE? ME DIJO; TU NO ERES UN HOMBRE!!!ESA NOCHE NO HABLAMOS, Y ELLA LLORABA. YO SABIA QUE ELLA QUERÍA SABER QUE ESTABA PASANDO CON NUESTRO MATRIMONIO, PERO NO PUDE CONTESTARLE. SUCEDIÓ QUE ELLA HABÍA PERDIDO MI CORAZÓN A OTRA MUJER LLAMADA JUANA. YA YO NO AMABA A MI ESPOSA, SOLAMENTE LE TENIA LASTIMA! CON UN GRAN SENTIDO DE CULPABILIDAD, ESCRIBÍ UN ACUERDO DE DIVORCIO Y EN ESTE ACUERDO ELLA SE QUEDABA CON LA CASA, EL AUTO Y EL 30% DE NUESTRO NEGOCIO. ELLA MIRÓ EL ACUERDO Y LO ROMPIÓ A PEDAZOS!ELLA PASÓ 10 AÑOS DE SU VIDA CONMIGO Y ERAMOS COMO EXTRAÑOS! YO LE TENIA LASTIMA, POR TODO SU TIEMPO PERDIDO, SU ENERGÍA PERO YA NO PODÍA CAMBIAR, YO AMABA A JUANA. DE PRONTO EMPEZÓ A GRITAR Y A LLORAR COMO PARA DESAHOGARSE. LA IDEA DEL DIVORCIO AHORA ERA MAS CLARA PARA MI.EL PRÓXIMO DÍA LLEGUE A CASA Y LA ENCONTRÉ ESCRIBIENDO EN LA MESA. NO CENE Y ME FUI A DORMIR, ESTABA MUY CANSADO DE HABER PASADO EL DÍA CON JUANA. CUANDO DESPERTÉ, TODAVÍA ESTABA MI ESPOSA ESCRIBIENDO EN LA MESA. NO ME IMPORTÓ, ME VIRE Y SEGUÍ DURMIENDO. POR LA MAÑANA MI ESPOSA ME PRESENTO SUS CONDICIONES PARA EL DIVORCIO: NO QUERÍA NADA DE MI PERO NECESITABA UN MES DE AVISO ANTES DEL DIVORCIO. ME PEDÍA EN EL DIVORCIO QUE POR UN MES TENDRÍAMOS QUE VIVIR COMO SI NADA Y LLEVARNOS NORMAL. SU RAZÓN ERA SIMPLE,NUESTRO HIJO TENIA TODO ESE MES EXÁMENES Y NO QUERÍA MOLESTARLO CON NUESTRO MATRIMONIO QUEBRANTADO. YO ESTUVE DE ACUERDO, PERO ELLA TENIA OTRA PETICIÓN, QUE ME ACORDARA CUANDO YO LA CARGUÉ A NUESTRO CUARTO EL DÍA QUE NOS CASAMOS. ME PIDIÓ QUE POR ESE MES, TODO LOS DÍAS LA CARGARA DEL CUARTO HASTA LA PUERTA DE SALIDA DE LA CASA!PENSÉ QUE SE ESTABA VOLVIENDO LOCA PERO PARA QUE LA FIESTA FUERA EN PAZ ACEPTE. LE CONTÉ A JUANA LO QUE MI ESPOSA ME PIDIÓ Y JUANA SE REÍA EN VOS ALTA Y DIJO QUE ERA ABSURDO ESA PETICIÓN, QUE NO IMPORTABA QUE TRUCO MI ESPOSA USARA, TENDRÍA QUE DARLE LA CARA AL DIVORCIO..MI ESPOSA Y YO NO TENÍAMOS CONTACTO FÍSICO DESDE QUE EXPRESÉ MIS INTENSIONES DE DIVORCIO, ASÍ QUE CUANDO LA CARGUÉ EL PRIMER DÍA HASTA LA PUERTA DEL FRENTE, LOS DOS NOS SENTIMOS MAL. NUESTRO HIJO CAMINABA DETRÁS APLAUDIÉNDONOS Y DICIENDO; PAPÁ ESTA CARGANDO A MI MAMI ES SUS BRAZOS. SUS PALABRAS ME DIO MUCHO DOLOR. CAMINÉ LOS 10 METROS CON MI ESPOSA EN MIS BRAZOS. ELLA CERRÓ LOS OJOS Y ME DIJO EN VOZ BAJA, NO LE DIGAS A NUESTRO HIJO DEL DIVORCIO. LE SEÑALÉ CON LA CABEZA UN POCO DISGUSTADO, LA BAJE CUANDO LLEGUE A LA PUERTA, SE FUE A ESPERAR EL TRANSPORTE PARA IR AL TRABAJO.YO MANEJE SOLO AL TRABAJO. EL SEGUNDO DÍA, LOS DOS ESTÁBAMOS MAS RELAJADOS, ELLA SE APOYO A MI PECHO, PUDE SENTIR SU FRAGANCIA DE SU BLUSA. ME DI CUENTA QUE HACIA TIEMPO QUE NO LA MIRABA DETENIDAMENTE. ME DI CUENTA QUE YA NO ERA TAN JOVEN, TENIA ALGUNAS ARRUGAS, ALGUNAS CANAS! ERA NOTABLE EL DAÑO DE NUESTRO MATRIMONIO! POR UN MOMENTO PENSÉ Y ME PREGUNTE, QUE FUE LO QUE LE HICE?EL CUARTO DÍA, LA CARGUÉ, SENTÍ QUE LA INTIMIDAD ESTABA REGRESANDO ENTRE AMBOS. ESTA ERA LA MUJER QUE ME DIO 10 AÑOS DE SU VIDA. EN EL QUINTO Y SEXTO DÍA, SEGUÍA CRECIENDO NUESTRA INTIMIDAD. NO LE DIJE NADA A JUANA AL RESPECTO. CADA DÍA ERA MAS FÁCIL CARGAR A MI ESPOSA Y EL MES SE IBA CORRIENDO. PENSÉ QUE ME ESTABA ACOSTUMBRANDO A CARGARLA Y POR ESO ERA MENOS NOTABLE CARGAR EL PESO DE SU CUERPO.UNA MAÑANA ELLA ESTABA MIRANDO QUE PONERSE, SE HABÍA PROBADO MUCHOS VESTIDOS PERO NO LE SERVÍAN! QUEJÁNDOSE DIJO; MIS VESTIDOS SE HAN PUESTO GRANDE! Y FUE AHÍ QUE ME DI CUENTA QUE ESTABA MUY DELGADA, Y ESA ERA LA RAZÓN POR CUAL YO NO SENTÍA SU PESO AL CARGARLA. DE PRONTO ME DI CUENTA QUE LE HABÍA ENTERRADO MUCHO DOLOR Y AMARGURA. SIN DARME CUENTA LE TOQUE SU CABELLO. NUESTRO HIJO ENTRO AL CUARTO Y DIJO; PAPÁ LLEGO EL MOMENTO DE QUE CARGUES A MAMA HASTA LA PUERTA.PARA MI HIJO VER A SU PADRE DÍA TRAS DÍA CARGAR A SU MAMÁ HASTA LA PUERTA, SE HABÍA CONVERTIDO EN UNA PARTE ESENCIAL DE SU VIDA. MI ESPOSA LO ABRAZÓ, YO VIRÉ MI CARA SENTÍ TEMOR QUE CAMBIARA MI FORMA DE PENSAR SOBRE EL DIVORCIO. YA CARGAR A MI ESPOSA EN MIS BRAZOS HASTA LA PUERTA, SE SENTÍA IGUAL QUE EL PRIMER DÍA DE NUESTRA BODA. ELLA ACARICIABA MI CUELLO SUAVEMENTE Y NATURAL. YO LA ABRAZABA FUERTEMENTE, IGUAL QUE NUESTRA NOCHE DE BODAS. LA ABRACE Y NO ME MOVÍ! PERO LA SENTÍ TAN LIVIANITA Y DELGADA QUE ME DIO TRISTEZA. EL ULTIMO DÍA IGUAL LA ABRACÉ Y QUERÍA MOVERME, LE DIJE, NO ME DI CUENTA QUE YA NO TENÍAMOS INTIMIDAD, MI HIJO ESTABA PARA LA ESCUELA. MANEJÉ PARA LA OFICINA,SALÍ DEL CARRO SIN CERRAR LA PUERTA, SUBI LA ESCALERA, JUANA ME ABRIÓ LA PUERTA, Y LE DIJE; DISCÚLPAME, LO SIENTO, NO QUIERO DIVORCIARME DE MI ESPOSA. JUANA ME MIRO , ME PREGUNTÓ SI YO TENIA FIEBRE? Y YO LE DIJE MI ESPOSA Y YO NOS AMAMOS, ERA QUE ENTRAMOS EN RUTINA Y ESTÁBAMOS ABURRIDOS, NO VALORAMOS LOS DETALLES DE NUESTRA VIDA DESDE QUE EMPECE A CARGARLA DEL CUARTO A LA PUERTA, ME DI CUENTA QUE DEBO CARGARLA POR EL RESTO DE NUESTRAS VIDAS, HASTA LA MUERTE! JUANA EMPEZÓ A LLORAR, ME DIO UNA BOFETADA Y TIRO LA PUERTA. BAJE LAS ESCALERAS, ME MONTE EN EL AUTO Y LLEGUE A LA FLORERÍA Y LE COMPRE FLORES A MI ESPOSA,LA JOVEN EN LA FLORERÍA ME PREGUNTÓ; QUE LE ESCRIBO EN LA TARJETA? LE DIJE QUE PUSIERA; TE CARGARÉ TODAS LAS MAÑANAS HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE!!! LLEGUÉ A MI CASA CON FLORES EN LAS MANOS Y UNA SONRISA, CORRÍ Y SUBÍ LAS ESCALERAS, CUANDO ENTRÉ, ENCONTRÉ A MI ESPOSA MUERTA!!!!MI ESPOSA ESTABA BATALLANDO LA ENFERMEDAD DE CÁNCER Y YO ESTABA TAN OCUPADO CON JUANA, QUE NO ME DI CUENTA. MI ESPOSA SABIA QUE SE ESTABA MURIENDO Y POR ESO ME PIDIÓ UN MES DE AVISO ANTES DEL DIVORCIO, PARA QUE NUESTRO HIJO NO LE QUEDARA UN MAL RECUERDO DE DIVORCIO, PARA QUE NO TUVIERA UNA REACCIÓN NEGATIVA!!! POR LO MENOS LE QUEDARÍA A MI HIJO, EN SUS OJOS, QUE SU PADRE ERA UN ESPOSO QUE AMABA A SU ESPOSA.ESTOS PEQUEÑOS DETALLES ES LO QUE IMPORTA EN UNA RELACIÓN, NO LA CASA, EL AUTO, EL DINERO EN EL BANCO. CREAN UN AMBIENTE QUE CREES TE LLEVARÁ A LA FELICIDAD, PERO EN REALIDAD, NO ES ASÍ!!!!TRATA DE MANTENER TU MATRIMONIO FELIZ, COMPARTE ESTA HISTORIA EN TU MURO, QUIZÁS ESTÉS SALVANDO UN MATRIMONIO. TODA LAS HISTORIA DE FRACASO SON IGUALES, SE DAN POR VENCIDOS CUANDO ESTÁN AL PUNTO DE ENTRAR EN ÉXITO. NO SABEMOS LO QUE TENEMOS HASTA QUE LO PERDEMOS.

El baile más especial



Conocí a mi mujer hace cinco años. No nos hemos casado pero para mí es mi mujer, qué más dará eso… Tengo 49 años y estoy divorciado, y ella tiene 45, había tenido varias relaciones fracasadas y nos encontramos en un momento perfecto para los dos.
Es curioso porque a ninguno de los dos nos gusta salir por ahí de fiesta, mucha gente se conoce así, pero nosotros no somos de salir y por eso no podíamos conocernos así, no… tenía que ser diferente. 
Y nos conocimos en clase de bailes de salón. A los dos nos encanta bailar, ella iba con un amiga y yo solo, y ahí fue donde nos conocimos.
A mí me gustaba cuando me tocaba bailar con ella (íbamos cambiando de pareja en las clases y alguna vez me tocaba con ella). Me gustaban sus ojos y su forma de moverse, me parecía una mujer preciosa y llena de energía. Sonreía sin parar y me tenía embelesado. No sabía cómo quedar con ella fuera de las clases, me sentía un poco perdido en esto de “ligar” de nuevo pero tenía unas ganas locas de verla y charlar con ella tranquilamente.
Para fin de curso preparamos una cena. Yo no hubiera ido de no ser por ella, sabía que era una buena oportunidad para acerarme y hablar algo más que en clase, era mi oportunidad! Aunque realmente no sabía lo que pensaba ella, ni si estaba casada o soltera o cómo, pero tenía que intentarlo.
Después de cenar fuimos a bailar a una sala y ahí fue donde me acerqué, con la excusa de sacarla a bailar. Estuvimos mucho rato hablando, yo me sentí cómodo y tranquilo con ella, y ella parecía también estar a gusto. Luego, a los días, en clase, creo que noté que hablábamos de otra forma, como más cercana, fue una sensación mía que al tiempo ella me confirmó…
Seguíamos con las clases, cuando bailaba con ella deseaba no cambiar de pareja, quería bailar con ella siempre!! Cada día me gustaba más esa mujer, necesitaba tener más tiempo a solas con ella. Finalmente me armé de valor y le pregunté si quería cenar conmigo, ella aceptó, y yo fui el hombre más feliz del mundo!!!
Ese día salimos a cenar. Llegó bellísima al restaurante, deslumbrante, no podía dejar de mirarla, y me di cuenta de que estaba loco por ella! Cenamos, hablamos, nos reímos, fue una velada maravillosa. Después, como no podía ser menos, nos fuimos a bailar… Y llegó el primer beso, mientras bailábamos… Ella me abrazó tan fuerte que yo no podía soltarla, ni quería, fue el baile más bonito que había bailado nunca.
Y ya no nos hemos separado. Pronto nos fuimos a vivir juntos, supongo que con la edad ya tienes menos miedos, y quieres disfrutar al máximo del tiempo que se comparte, es la mejor forma de conocerse, y todo fue sobre ruedas. Ella es una mujer increíble que me hace feliz, me hace reír, me anima cuando estoy triste y me hace ver la vida de otra forma. No me sentía mayor a mis 49 años, pero realmente pensaba que era imposible volver a sentir cosas como las que he sentido durante estos 5 años a su lado. Y sí, seguimos bailando…

"El amor es fuerte pero el tiempo es sensible"


.


“Todos estamos condenados al polvo y al olvido, y las personas a quienes yo he evocado en este libro o ya están muertas o están a punto de morir o como mucho morirán –quiero decir, moriremos- al cabo de unos años que no pueden contarse en siglos sino en decenios. “Ayer se fue, mañana no ha llegado, / hoy se está yendo sin parar un punto, / soy un fue, y un será, y un es cansado[…]” decía Quevedo al referirse a la fugacidad de nuestra existencia, encaminada siempre ineluctablemente hacia ese momento en que dejaremos de ser. Sobrevivimos por unos frágiles años, todavía, después de muertos, en la memoria de otros, pero también esa memoria personal, con cada instante que pasa, está siempre más cerca de desaparecer. Los libros son un simulacro de recuerdo, una prótesis para recordar, un intento desesperado por hacer un poco más perdurable lo que es irremediablemente finito.


Héctor Abad Faciolince

"El olvido que seremos"


QUIZÁS NADA DE ESTA ENTRADA.. O ESTE BLOG TENGA SENTIDO PERO A MI ME GUSTA, ME GUSTA PORQUE ES SIMILAR A MI VIDA.. TODO ES UN DESORDEN. 

OJALA LES GUSTE COMO A MI.